Es Noticia
Antonio de la Torre, el Málaga y la intermitencia

Antonio de la Torre, el Málaga y la intermitencia

Antonio de la Torre participó en la última campaña de abonados del Málaga.
Antonio de la Torre participó en la última campaña de abonados del Málaga.

Cuando aterriza el mes de abril, la rutina deja de ser un juego y empieza a ser una cuenta atrás. Ocho jornadas, 24 puntos y muchos corazones latiendo a ritmos cada vez más altos. Uñas que son más comestibles, miradas excesivas al calendario y a la clasificación, mayor atención al detalle, lo infraordinario. El fútbol se vuelve ansiedad y también para el Málaga en uno de sus años más importantes de la historia. Subir o no subir, esa es la cuestión. ¿Da con lo que hay, a lo que se juega y con lo que queda, sea con liguilla de ascenso o por la vía directa?

Es la gran pregunta que el aficionado medio se formula y se responde con un grado de negatividad o positividad dependiente de lo que haya sucedido en el partido anterior. Si el cabezazo al larguero de Roberto hubiese ido diez centímetros más abajo, la visión, a buen seguro, sería bastante distinta.

Y más apocalíptico pintaría el percal si Alfonso Herrero no hubiera sido un santo, como de costumbre. El empate a uno ante el Linares dejó un amargor en la parroquia porque se sabe que fue por un pecado propio: esos primeros 45 minutos fueron imperdonables. Pellicer lo asumió en el confesionario como parte del pecado: "Ha sido la peor primera parte nuestra". Sentó a Juanpe, Víctor y Larrubia e introdujo de urgencia a Ramón, Dioni y Dani Sánchez. Cuando haces tres cambios al descanso estás diciéndolo todo.

"El Málaga con esta intermitencia en el juego no puede pretender regresar al fútbol profesional" — Antonio de la Torre

Hasta Antonio de la Torre sintió la pulsión de sacar el móvil y teclear en redes su opinión tras el partido. "El Málaga con esta intermitencia en el juego no puede pretender regresar al fútbol profesional", expresó el intérprete malagueño y malaguista, otro de los que sufrirá a su manera. Razón tiene. El rendimiento pobre del equipo de Pellicer en la primera parte fue una condena para la segunda, donde se reaccionó bien, pero tarde. Mejor tarde que nunca, claro, pero nunca es mejor tarde. Fue uno de esos días en que sales a hacer tu trabajo con una caraja que te nubla la vista, te ralentiza, bostezas un poco y cuando te quieres dar cuenta te dan el primer coscorrón. Gol de Dani Perejón.

Sin miedo al volante

En diciembre se escribía por aquí que el blanco y el negro son los colores primarios en el fútbol, y del gris no se acuerda nadie. En Málaga pasa mucho y a gran escala. Ciudad visceral. Ganas y "sí se puede", pierdes o empatas y todo pinta mal. No hay término medio. Pero en las rectas finales de campeonato no suelen ser suficientes las medias tintas. O vas como un tiro a por el Castellón o llegas como un tiro al playoff. Pero asegúrate de llegar como un tiro.

El Málaga necesita menos intermitentes y más conducción en línea recta en sexta marcha. No puede permitirse más primeras partes como las del domingo ante el Linares o más segundas partes como la de Ceuta (3-2), próximo rival a velocidad de crucero, o Melilla (1-0), partidos donde el equipo mostró dos caras y una de ellas tuvo consecuencias. Puntos que se pueden echarse demasiado de menos.

Ahora la excusa de la 'L' de novel en la categoría empieza a perder vigencia: han habido 30 prácticas para dominar el volante del vehículo y se ha estado haciendo con buena nota, pero con menor nota que cordobeses y castellonenses. La nota de corte es la que manda en este mundo de calificaciones y brutal competencia. El Málaga tiene la presión de rendir cerca de la excelencia en un curso que no es el suyo, en el que se siente un repetidor que no está dispuesto a serlo el año que viene.

"No es fácil aceptarlo. Calmar el alma y templar la rabia. No es fácil mirar hacia delante. Volver a ilusionarse y recuperar el aliento", decía De la Torre, el actor y no el edil, en aquel bonito spot de la campaña de abonados que protagonizó junto a Salva Reina.

Calmarse es ahora complicado para el sector de grada más negativo, pero lo necesario es que ocurra de puertas hacia dentro. Esa plantilla de zagales aderezada de algún veterano tiene y debe tener todavía mucho que decir. Hay armas para salir bien parado de estos barrizales. El efecto Ramón Enríquez ha sido un chute de ilusión por el que se toca madera. El Ibiza se está cayendo -¡enlaza ocho partidos sin ganar!-, el Córdoba despegó, el Castellón remonta el vuelo. ¿El Málaga sabe que puede volar?

Ramón Enríquez volvió a jugar 343 días después. (MCF)
Ramón Enríquez volvió a jugar 343 días después. (MCF)

2 comentarios
Escribir comentario 2 comentarios
Deja una respuesta

Información básica de Protección de Datos:
Responsable de los datos: El Desmarque Portal Deportivo, S.L.
Finalidad: con la que se tratan sus datos personales: gestión de comentarios en el blog.
Derechos que le asisten: podrá acceder, rectificar y suprimir los datos, así como revocar la autorización para el tratamiento de los datos, ejercitar los derechos de limitación, portabilidad, y a no ser objeto de decisiones automatizadas dirigiéndose por escrito a la dirección: legal@eldesmarque.com.
Información adicional: puede consultar la información detallada en el siguiente enlace: https://www-origin.eldesmarque.com/politica-de-privacidad (apartado “Gestión de comentarios en foros y blogs”).

Cancelar

  1. Manuel Jurado Sánchez

    Pellicer no hay mas, no vale para este equipo es un don flan en los entrenamientos psicologico y mental asin no llegamos a ninguna parte.

  2. Mike_florida

    La primera parte ante el Linares fue de autentica vergúenza, para haber pitado al equipo hasta que se oyera en el mismo Linares. Es jugar con la ilsuión de miles de seguidores tanto en el campo como por Tv te están viendo. Y luego se golpean el pecho y dicen que dan el 100%...y un webo!! si hubieramos ido a tope desde el minuto 1 no nos pasa lo del domingo. Lo unico bueno fue la vuelta de Ramon que si no se lesiona es una "fichaje" diferencial para los play off q es a lo unico q aspiramos ya siendo honestos. El problema es que arriba hay poco gol y eso a estas alturas es dificil de solucionar

Cargando